A medida que avanza la pandemia del coronavirus (COVID-19), y los gobiernos y empresas emiten directivas de cierre o de trabajo desde el hogar, muchos de nosotros podemos llegar a experimentar crisis emocionales como ansiedad, depresión y estrés, así como problemas de sueño y dificultades para mantener hábitos alimentarios saludables.

Según datos de la Organización Mundial de Salud (OMS), en México, la depresión ocupa el primer lugar de discapacidad para las mujeres y el noveno para los hombres. Además se estima que 9.2% de la población ha sufrido de esta enfermedad, que una de cada cinco personas la sufrirá antes de los 75 años y que los jóvenes presentan tasas mayores.

A medida que nuestras vidas han cambiado drásticamente de la noche a la mañana, muchos luchan por encontrar formas de lidiar con la nueva realidad. Por ejemplo, los padres enfrentan el estrés de cuidar a sus hijos y realizar sus tareas laborales al mismo tiempo, mientras que los adultos mayores o familiares sensibles al coronavirus se encuentran con un aislamiento aún más estricto.

De acuerdo con Hugo Bolaños, psicoterapeuta en okidoc, estamos acostumbrados a estar en contacto con otras personas, por lo que es normal enfrentarnos a algún tipo de crisis emocional y no sepamos qué hacer al estar en un ambiente aislado como el que estamos viviendo. Además, la incertidumbre y falta o exceso de información nos puede causar ansiedad, lo que nos lleva a crear propias conclusiones y tener un sentimiento de cero control.

Si bien eliminar el estrés,  la ansiedad o depresión que puede provocar una crisis como el coronavirus es una tarea difícil, se puede y se debe controlar para mantener una buena salud mental. Para poder responder a esta situación de una manera que preserve nuestro bienestar psicológico, debemos seguir algunos consejos:

En momentos de crisis la rutina es nuestra amiga

De acuerdo con Bolaños, los seres humanos estamos acostumbrados a tener una rutina, por lo que cuando nos sacan de ella, nos provoca estrés por no poder cumplir con tus deberes o tareas. Por ello, es importante seguir manteniendo las rutinas y hábitos en la medida que la crisis nos lo permita: horarios de sueño, de trabajo y alimentación. Esto nos ayudará a sentirnos mejor, concentrarnos y mantenernos positivos.

Ejercicio y mente ocupada

Estar en casa no significa que no podamos hacer ejercicio; existen diferentes aplicaciones o canales de YouTube que nos pueden ayudar a realizar una actividad física en nuestro día a día. No importa si se trata de una rutina completa o un poco de yoga, esto ayudará al cerebro a crear sustancias químicas, como la endorfina, que mantendrá nuestro estado de ánimo saludable, ya que estas hormonas reducen los síntomas de depresión y ansiedad

Reglas de convivencia

La convivencia día y noche con la familia puede generar conflictos en la relación, ya que no estamos acostumbrados a pasar tanto tiempo con las mismas personas. Pero esto no significa que debemos sentirnos obligados a interactuar todo el día con ellos, ya que todos tenemos actividades que realizar a lo largo del día. Respetar los momentos o espacios de privacidad de todos genera una mejor convivencia, además debemos establecer reglas que nos hagan todo más ameno, como horarios de baño o repartirnos las tareas domésticas.

Limitar la información que consumimos

En situaciones como la crisis que padecemos por el coronavirus, es importante mantenernos informados por medio de fuentes confiables y evitar las noticias falsas. Contar con información verídica nos ayuda a hacer un análisis más amplio y crítico de la situación, además de determinar con mayor precisión las precauciones que debemos tomar. Sin embargo, es muy importante evitar caer en la sobrecarga informativa, ya que esto puede provocarnos ansiedad, estrés o depresión y encerrarnos en un ciclo sin fin de malas noticias.

Pedir ayuda profesional

El estar en encerrado en casa por tanto tiempo o no poder hacer nuestras actividades cotidianas fuera de ella nos puede llevar a sentirnos mal, y esto es normal. Sin embargo, al nunca vivir una situación similar, hay personas que pueden ser propensas a sentir ataques de ansiedad, de estrés o pánico. Por ello es de suma importancia que busquemos ayuda psicológica profesional para comprender lo que está sucediendo. Esto puede ser a través de diferentes plataformas web o aplicaciones como okidoc.

Okidoc es la web app que te cuida, conecta y orienta con un equipo de salud a distancia, en donde podrás atender temas de orientación médica, nutricional, emocional o psicológica con expertos en la materia. Sólo descarga, elige a tu Okidoc preferido y agenda tu cita online.

Open chat
¿Necesitas ayuda?